Diagnosis y electrónica

 

Sistemas de diagnosis permiten un mantenimiento preventivo

 

Los sistemas de diagnosis, no sólo permiten hacer un mantenimiento preventivo y facilitan la detección de averías y su reparación, sino que también permiten evaluar e introducir mejoras con vistas a los futuros diseños. Además, la vertiginosa evolución de las tecnologías de la comunicación y la información, hacen de la diagnosis un medio imprescindible para dotar de las mejores prestaciones en seguridad, disponibilidad, mantenibilidad y fiabilidad al automóvil.

 

La evolución de la diagnosis ha pasado por diferentes etapas, que van desde unas sencillas y simples pruebas rutinarias de las piezas más importantes donde los medios materiales utilizados eran escasos y por tanto el factor humano era fundamental, hasta los actuales sistemas de diagnosis integral. Entendiendo por diagnosis integral la verificación y evaluación del funcionamiento del conjunto de sistemas del vehículo basadas en pruebas objetivas con la amplitud y precisión máximas que permiten las tecnologías de ensayo y verificación actuales, atendiendo a las restricciones que imponen el coste, el tiempo máximo dedicado a las pruebas y la mínima intrusión en los elementos mecánicos del vehículo.

 

Las nuevas normativas y reglamentaciones sobre el automóvil, exigen la incorporación de sistemas electrónicos cada vez más "inteligentes", que monitoricen continuamente el estado del mismo y diagnostiquen (prevengan, detecten, almacenen y, si es posible, propongan soluciones) fácil y rápidamente los posibles fallos. Los sistemas incorporan tanto elementos de hardware (tarjetas electrónicas o ECUs (Electronic Control Unit y buses de comunicación) como de software (algoritmos de supervisión e interpretación de las múltiples señales implicadas). Los sistemas de diagnosis han evolucionado de forma paulatina consiguiendo diferentes objetivos que van desde el pronostico en la detección de problemas, hasta el envío de información a centros remotos especializados y la recepción e implantación in-situ de soluciones.

 

Los sistemas de diagnosis se incluyen bajo las siglas OBD (On-board Diagnosis Systems), esta terminología se utiliza en sentido amplio para abordar la detección de fallos de componentes o mal funcionamiento de algún elemento causando un problema en el sistema de control del vehículo, o en sentido más restringido para referirse a la legislación relacionada con pruebas y registros de emisión de gases contaminantes por el tubo de escape. Los estándares OBD, nacen en USA y se extienden a Europa y Asia con denominaciones similares. En definitiva son normas aceptadas e implantadas (algunas en fase de desarrollo) por los diversos fabricantes de automóviles con proyección internacional.

 

 

 

 

Reparamos todos los vehículos sin perder la garantía de la marca (Reglamento 461/2010)

Imagen de seguimiento