Servicio GLP - A3G

¿Qué es el GLP?

 


Servicio exclusivo en: 
Automóvils 3G

Premià y Granollers

GLP son las siglas de Gas Licuado de Petróleo, un combustible fruto de la mezcla de gas butano y propano, habitualmente en una proporción del 70/30, que se almacena a baja presión y en estado líquido. Es un combustible más barato que la gasolina o el diésel porque tienen una carga fiscal inferior a la de los combustibles tradicionales y además es un combustible más barato de producir.

 

Hay que tener presente que el GLP es un combustible que no excluye a la gasolina de nuestro coche y que en aquellos coches que estén adaptados a este combustible podremos circular tanto con GLP como con gasolina. De hecho, los coches adaptados a GLP suelen contar con una gran autonomía ya que el depósito de gas se suma al de gasolina, convirtiendo nuestro vehículo a un bi-fuel.

 

¿Dónde puedo repostar GLP?

En total, en España, hay más de 600 estaciones de servicio donde repostar GLP  (y este número va en aumento con la evolución del mercado actual). El grueso de estas estaciones se concentra Cataluña, Andalucía y Madrid, aunque en general encontramos una buena red de suministro a nivel estatal para poder realizar nuestros desplazamientos sin problemas de repostaje. Es por tanto un combustible fácil de repostar, aunque si estás pensando en comprar un coche adaptado a GLP es bueno dotarlo con un equipo que disponga de un deposito con una autonomía similar a la del depósito de gasolina original, para poder tener una autonomía práctica i eficiente .

En otros países es incluso más habitual, Italia i Francia por ejemplo son países donde el uso de GLP está muy extendido. No tendrás problemas en viajar al extranjero y utilizar tu coche adaptado a GLP, tienes siempre el depósito de gasolina y como mencionamos en otros países es incluso más frecuento que en España.

 

¿Qué ventajas tiene usar un coche instalado con GLP?

Las ventajas del GLP pasan por un precio por repostaje inferior (aproximadamente cercano al 45% - 50% menos €/ litro), por ser un combustible mucho menos contaminante y además y muy importante, por disponer de la etiqueta ECO con todos los vehículos de gasolina que cumplan con la normativa anticontaminación Euro 4, 5 i 6, como si fuera un coche híbrido, una ventaja muy interesante de cara a enfrentarnos a las limitaciones a la circulación de ciertas ciudades.

 

No nos olvidamos de que con el coche adaptado a GLP tenemos ventajas económicas en ciertas zonas de aparcamiento regulado, ventajas impositivas en ciertas ciudades y descuentos en costes de ciertas vías de circulación de pago.

 

¿Qué inconvenientes tiene un coche con GLP? Y sus soluciones

 

INCONVENIENTES SOLUCIONES
El que más directamente influye en el usuario final es el desembolso que requiere la instalación del sistema para adaptar nuestro coche al uso de este combustible

Este problema ha llevado a los fabricantes de equipos a reposicionar los precios de estos para economizar las instalaciones haciendo así que se pueda disponer de un equipo de GLP instalado y legalizado a partir de unos 1600.-€

Algunas entidades financieras, han llegado a acuerdos con los fabricantes de equipos y refinerías de GLP para ofrecer al usuario final financiación de la instalación a 12 meses sin intereses.

El segundo es que el coche consume algo más de gas que de gasolina, aproximadamente un 10% a igual utilización pero por suerte el repostaje es menos costoso por lo que sigue siendo muy interesante.

Este factor ha hecho que los fabricantes de equipos como Zavoli (equipo el cual instalamos nosotros) doten sus equipos con una centralita electrónica que permita graduar prácticamente todos los parámetros de inyección del sistema para minimizar este factor al máximo, haciendo así que el diferencial sea en algunos casos insignificante.

Este hecho se ve aún limitado en los vehículos dotados con inyección directa, puesto que requieren de una mezcla constante de gasolina y gas.

El tercero es que perderemos la rueda de repuesto ya que, normalmente, el depósito del GLP se instala en el maletero, en el hueco que ocupa originalmente la rueda.

Cabe decir que esto en muchos vehículos ya no supone un problema ya que cada vez son más los fabricantes de automóviles que dotan sus vehículos con un kit de anti pinchazos en lugar de una rueda de repuesto.

Pero para los vehículos que todavía van equipados con rueda de repuesto, el mercado actual de recambio automovilístico ofrece una amplia gama de kits repara pinchazos, destacando los que utilizan como producto principal el kevlar líquido, ofreciendo así una reparación instantánea y permanente de agujeros en la banda de rodadura

Por último no podemos perder de vista que en el futuro se podrían acabar las ventajas fiscales de este combustible y por lo tanto verse reducida la distancia con el precio de repostar gasolina. Cabe decir que este último factor es un tema poco predecible, lo que sí que podemos asegurar es que al ser un combustible ecológico, las ventajas fiscales y los impuestos aplicados sobre este producto están regulados y protegidos por la legislación europea. (Dicha legislación está vigente hasta el 2025). Llegado el día en cuestión puede variar, pero siempre bajo las leyes de la Unión Europea, que en cuanto a medio ambiente y ecología son mucho más estrictas que las estatales con lo que nos da cierto punto de tranquilidad (por lo que a ventajas fiscales se refiere).

 

¿Adaptar mi coche a GLP o comprarlo adaptado de serie?

La normativa española permite adaptar a GLP los coches gasolina que sean, al menos, Euro3 (etiqueta anticontaminación B), por lo que estaríamos hablando de vehículos de 2001 en adelante, destacando los vehículos que dispongan de una Euro 4, 5 i 6 (etiqueta anticontaminación C), los cuales después de ser instalados y reformados los dota con una etiqueta ECO. Una instalación de GLP consta del depósito, de la nueva boca de carga, nuevos inyectores, el reductor-vaporizador encargado de transformar el GLP de estado líquido a gaseoso, una centralita y en botón encargado de permitirnos seleccionar entre usar gasolina o usar GLP, así como todas las tuberías e instalación eléctrica necesaria para poder conectar e intercalar el equipo al sistema original del vehículo.

 

El hecho de instalar un vehículo con GLP hace que puedas reciclar tu coche actual para que cumpla la normativa anticontaminación vigente, o nos permite adquirir uno de segunda mano con un coste de compra inferior a uno nuevo y adaptarlo a la normativa actual.

En el mercado nos encontramos con algunos coches adaptados de serie a este combustible aunque tampoco son un número considerable ni abundan en ciertos segmentos. Sí es cierto que los fabricantes de automóviles cada día van avanzando más i ofreciendo más producto dentro del sector.  Dacia,  Opel, Subaru, SsangYong, Fiat o Peugeot, entre otros son algunos de los que ofrecen ya diferentes opciones de vehículos a GLP de serie.

Imagen de seguimiento